Tengo que dejar de pensar que me vas a sorprender

Tengo que dejar de pensar que me vas a sorprender

Tengo que dejar de pensar que me vas a sorprender.

Tengo que quitarme de la cabeza que un día, mientras yo esté viendo la televisión, tirada en el sofá, pensando en tonterías, sonará el timbre y me alegrarás la tarde.

Debo recordar que, esas cosas que sí ocurrieron en un pasado, ya no me las merezco. Que ya no tengo la luz de antes, que mi brillo se apagó con otros, que nadie gastaría su tiempo en intentar sacarme una sonrisa o descubrir que, quizá, conmigo se puede estar bien.

Tengo que convencerme de que nadie gritará a viva voz que prefiere verme que ganar la guerra.

Debo recordar que soy una chica normal, a la que le pasan cosas normales.

Que lo extraordinario ya no es para mí.

Y la esperanza, a veces, duele más que la resignación.

La visita

Tenía la vista fijada en el suelo sin querer levantarla y encontrarse con sus ojos. Mirarlos era aceptar que no eran los mismos que vivían en sus recuerdos.

—Hueles a muerto. Más que de costumbre —fue lo único que acertó a decir él mientras abría la puerta para dejar que pasara dentro de casa.

4 respuestas a “Tengo que dejar de pensar que me vas a sorprender”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: