Skip to content
Anuncios

Por Ende: 8 curiosidades sobre Michael Ende

Ayer, 12 de noviembre, Michael Ende hubiera cumplido 88 años. Sin embargo, falleció en 1995 después de habernos dejado un sinfín de maravillas para recordarle eternamente.

Nadie escribió nunca literatura para niños como lo hizo él. Nadie consiguió entender la inocencia, hablar a través de ella y transmitir con tanta eficacia a la infancia unos valores perdidos o denostados, como el valor del tiempo o de la imaginación.

Casiopea, tortuga a quien no cejamos en el empeño de buscar en este blog, nos la presentó él en su novela Momo (libro que, a mi parecer, nada tiene que envidiarle a El Principito). Pero no es lo único que le tenemos que agradecer.

Por eso, hoy os traigo una lista de curiosidades sobre su obra y su vida. Porque es un autor a quien leer y releer cuando nos hacemos demasiado adultos, cuando nos olvidamos de disfrutar, cuando queremos que alguien nos meza en historias llenas de magia y necesitamos que haya una persona que entienda que, por mucho que tengamos que esconderlo a veces, todos llevamos un niño dentro. Michael Ende es un autor para educarnos; a los más pequeños y a los que ya no lo somos tanto, también.

 

1.Sus dos obras más famosas: Momo (1973) y La Historia Interminable (1979)

Las obras que han encumbrado, sin duda alguna, a este autor son también sus dos obras más largas: Momo y La Historia Interminable. En ellas el autor realiza un ejercicio de dobles sentidos permanente, lo que las hace muy divertidas para los niños y muy profundas para los adultos, como también ocurre en El Principito.

Portadas de Momo y La Historia Interminable
Portadas de Momo y La Historia Interminable

 

2.Michael Ende renegó de la película “La Historia Interminable”

Siendo una de las más taquilleras del cine alemán, el film de Wolfang Petersen solo narra la primera mitad del libro, dejándose, además, muchas partes vitales de la novela fuera de la historia. Ende dijo textualmente que le parecía “repugnante”, además de ser una especie de “orgía kitsch” donde “todo lo que habría tenido que ser mágico y misterioso se ha vuelto absolutamente falto de inspiración y banal”. El autor llegó a solicitar su eliminación de los créditos alegando que únicamente quisieron hacer dinero y no respetaron ni entendieron la obra: “he visto que la gente quiere continuar con las películas de La historia interminable, en forma totalmente comercial por supuesto; luché hasta el cansancio por evitarlo, hice un gran escándalo pero de nada sirvió”.

Cartel La Historia Interminable
Cartel del largometraje “La Historia Interminable” (1984)

 

3.No hacía distinción entre literatura para niños y para adultos

Según él, a la hora de escribir no diferenciaba entre libros para niños y para adultos porque él no consideraba haber cambiado al crecer.

 

4.Su padre, Edgar Ende, fue considerado artista degenerado durante el nazismo

Edgar Ende, padre de Michael, fue un pintor surrealista que quedó relegado a masajista durante el gobierno de Hitler. Hijo único del artista, su vida y su obra se vieron muy influidas por su padre y su entorno, ya que vivió la bohemia rodeado de escultores, escritores y pintores. Esto no resulta nada sorprendente, por otro lado, si se conoce la obra de Michael Ende, fuertemente afectada por un surrealismo, quizá suave, pero constante.

Obra pictórica de Edgar Ende
Obra pictórica de Edgar Ende

 

5.Obsesión por las tortugas

Quizá la Vetusta Morla, de La Historia Interminable, y Casiopea, de Momo, sean las dos tortugas más conocidas de Ende. Sin embargo, en otras de sus obras, encontramos algunas más. Michael Ende confesó que no se había percatado de la repetida presencia de estos animales en sus libros hasta que alguien le preguntó por ello. Fue, entonces, cuando se dio cuenta de lo que le atraía de estos animales.

  1. Su inutilidad. Las tortugas no “hacen” nada, siemplemente “existen”.
  2. No tienen apenas necesidades para vivir.
  3. La longevidad que poseen como seres vivos y como especie.
  4. La sonrisa enigmática que descubres al mirarlas a los ojos. “Parecen saber algo que nosotros no sabemos”.
  5. La forma de las tortugas, que remite a un cráneo.
Casiopea y La Vetusta Morla
Casiopea y La Vetusta Morla
Michael Ende con su tortuga
Michael Ende con su tortuga

6.Una curiosa forma de FIN-alizar sus libros

Ende, en Alemán, significa final. Un artista de la evocación como Michael Ende, no podía dejar pasar esto como herramienta de trabajo y, tampoco, como guiño. En Momo vemos cómo termina con “ENDE”, en La Historia Interminable lo hace “POR ENDE”, en El Ponche de los Deseos elige la versión “ENDE-FIN-itiva”… No es más, ni menos, que un pequeño saludo del autor, directo al lector, para que se olvide de quién está al otro lado de esa novela que acaba de concluir. Una vez le haya saludado, puede cerrar la tapa trasera con tranquilidad.

Ende
Así da por terminada Michel Ende la novela Momo

 

7.Ejercicios literarios

Para empezar, no podemos obviar que La Historia Interminable es un magnífico y enorme ejercicio de metaliteratura. Ende cuenta a la vez la historia de un niño llamado Bastián y la historia que ese niño está, a su vez, leyendo en un libro. También es muy común en su obra la llamada directa al lector, como hemos hablado en el punto anterior, de forma que, de pronto, éste se sienta apelado y confundido, consiguiendo un efecto divertido y, por qué no, perturbador.

 

8.Michael Ende escribió, pero, por encima de todo, amó la Literatura

Es uno de esos autores que respeta su trabajo, lo mima y lo sabe transmitir al lector. En La Historia Interminable podemos leer este fragmento:

Bastián miró el libro.
“Me gustaría saber”, se dijo, “qué pasa realmente en un libro cuando está cerrado. Naturalmente, dentro hay sólo letras impresas sobre el papel, pero sin embargo… Algo debe de pasar, porque cuando lo abro aparece de pronto una historia entera. Dentro hay personas que no conozco todavía, y todas las aventuras, hazañas y peleas posibles… y a veces se producen tormentas en el mar o se llega a países o ciudades exóticos. Todo eso está en el libro de algún modo. Para vivirlo hay que leerlo, eso está claro. Pero está dentro ya antes. Me gustaría saber de qué modo”.

¿Quién, de los que amamos leer, no se ha preguntado eso mismo alguna vez? ¿Quién, de los que escribimos, no hemos deseado saciar la curiosidad de un hipotético lector?

 


 

Leamos. Leamos a los buenos. A los que nos pueden enseñar. 

Leamos a los que han leído antes de escribir.

Démosles a nuestros hijos la oportunidad de entusiasmarse con las historias escritas.

Nunca olvidemos quiénes construyeron los universos que hoy nos hacen sonreír.

Leamos. Vivamos otras vidas. Disfrutemos. 

Amemos la Literatura. No es otra cosa, sino MAGIA.

 

Anuncios

4 thoughts on “Por Ende: 8 curiosidades sobre Michael Ende Deja un comentario

  1. Reconozco que me gustó mucho «La historia interminable». Pero con «Momo» nunca he podido; esa sí que se me hace interminable 😛
    —Conforme vas leyendo, voy escuchando el interior de tu cerebro: ¡Hereje! ¡Apostata! ¡Has de arder en el fuego purificador de los seguidores de Casiopea!—

    Le gusta a 1 persona

    • jajajajajajajajajajaja ¡¡¡no me lo creo!!!
      A mí me pasó justo al revés y el año pasado, después de haberlo dejado de niña 5 o 6 veces (sin exagerar) por el mismo sitio, le di una 7ª oportunidad a La Historia Interminable y me enamoró.
      Aún así, hay que leer otras cosas de Ende, que no tiene desperdicio en ninguna de sus obras.

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: