Saltar al contenido

Categoría: Relato

Haiku

De mayor quiero ser como Defreds o Marwan.

Donde el mar chocaba con el cielo

Todavía no sabía por qué había ido a parar allí. Bueno, en el fondo sí que lo sabía. Estaba muy mal, pero era mucho más que un dolor físico, aunque, en aquellos momentos, habría jurado que el pecho se le iba a partir por la mitad de aquella desesperación que ocupaba más que cualquier otro sentimiento.

Autoboicot VI

Qué curioso es que el miedo al dolor aleje la felicidad

Autoboicot V

Esta es la última entrada que haré de este diario.

Autoboicot III

Echarse de menos está bien, lo verdaderamente malo es echarse de más.

Autoboicot II

A la mañana siguiente te fuiste temprano, tenías que trabajar, y te despediste con un beso en mi puerta. Y se te olvidó tu sudadera.

Autoboicot

Allí estaba yo, saliendo por la boca de metro de Lavapiés, pensando qué coño hacía con mi vida

Cuando la policía te aconseja que no denuncies a tu maltratador

Esta es la historia de Mercedes, pero, compañeras, denunciad. Denunciad, os lo dice el Gobierno de España, que está ahí para protegeros. No os va a pasar nada con papá gobierno velando por vosotras. ¿Y la policía? La policía es vuestro refugio. Es realmente sorprendente que haya tantas muertas que sí denunciaran, ¿no? También, por otro lado, es inconcebible que las mujeres maltratadas no denuncien si realmente tienen motivos para hacerlo.