Saltar al contenido

Categoría: Ut Pictura Poesis

La chica del Bugatti 2ª parte

Se giró hacia mí, como si fuera la primera vez que escuchaba una voz humana, y me sonrió con los labios. Y digo que solo con los labios, porque la mirada seguía vacía de toda alegría.

¿Qué ves hoy?

Todas las mañanas le hago la misma pregunta. Ana María, entonces, se acerca a la ventana y, apoyada en el alféizar, comienza a describirme el paisaje.

La infancia y la guerra

Aún es Mayo, el tiempo pasa lento y rápido a la vez. Lento porque siempre es lo mismo: bombas, gritos, miedo… Y, últimamente, el olor putrefacto de los cadáveres. Es rápido porque no podemos quedarnos en un sitio más de una noche; los tenemos justo detrás de nosotros y nos pisan los talones.