Cómo hacer greguerías: reto literario

¡Hola a todos!

Algo que me llamó mucho la atención cuando daba Literatura en el colegio fueron las greguerías de Ramón Gómez de la Serna. Si no las conocéis, vamos a dar un repasito a este concepto tan interesante de la literatura en español y te enseñaremos cómo hacer greguerías para que puedas practicar en casa esta fórmula tan divertida.

Las greguerías de Ramón Gómez de la Serna

Ramón Gómez de la Serna definía las greguerías con esta fórmula: humorismo + metáfora = greguería

Para él, la escritura de greguerías tenía más que ver con el descubrimiento de algo que ya existía y estaba oculto, latente, que con la producción literaria. Según el autor, “nunca se sabe qué cosa es greguería, cuántas quedan posibles, dónde se encuentran las buenas”.

Las greguerías, en resumen, son una sentencia cortita, semejante a un aforismo, que plantean una relación entre dos conceptos de una forma original. Normalmente, en su planteamiento hay mucha carga de pensamiento lateral.

Algunas de las greguerías que escribió Ramón Gómez de la Serna son estas:

Como daba besos lentos duraban más sus amores.
A veces un beso no es más que chewing gum compartido.
La reja es el teléfono de más corto hilo para hablar de amor.
Amor es despertar a una mujer y que no se indigne.
El libro es un pájaro con más de cien alas para volar.
Los rosales son poetas que quisieron ser rosales.
Escribir es que le dejen a uno llorar y reír a solas.
Nutria: una rata con gabán de señora.
Lo que más denigra al perro –y él lo sabe– es el rascarse la cabeza con la pata de atrás.
La lagartija es el broche de las tapias.

Como podréis ver, podemos decir que Gómez de la Serna creó un género en sí mismo, producto de una mente extremadamente creativa y divertida. 

¿Cómo hacer greguerías? Te enseñamos a crear las tuyas

Contestar a esta pregunta es difícil, ya que en los asuntos creativos no existe un libro de instrucciones válido, ni tampoco inválido. Sin embargo, aquí os dejo algunos consejos que a mí me han servido para crear greguerías desde que un profesor de Lengua, en el colegio, nos animó a escribir las nuestras propias. 

  1. En realidad, las greguerías, como Gómez de la Serna dice en su fórmula, se basan en la metáfora. Así que elige cualquier elemento que sea susceptible de ser comparado con otra cosa. (Las metáforas, recordemos, son comparaciones en las que desaparece el elemento original de la comparación. Ej: una comparación sería “tus ojos son como luceros en tu rostro”, mientras que una metáfora sería “los luceros de tu rostro”.) 
    En nuestro caso vamos a coger, siguiendo con el tema de los ojos, el brillo de los ojos de un gato por la noche

  2. Vacía tu pensamiento de todo lo que rodea al elemento que has escogido. Nosotros hemos elegido los ojos de un gato, por lo tanto, evitaremos recurrir a otros componentes que tengan que ver con animales o con los gatos en específico. 
    En esta ocasión me pregunto, ¿qué otras cosas brillan por la noche? Se me ocurren las luces de los coches, por ejemplo.

  3. Échale imaginación y ríete un poquito. Si dijéramos que los ojos de un gato son los faros de los coches del reino animal, sería una comparación original, pero no demasiado divertida. Además, te animo a que no intentes ser demasiado poético, no te encasilles en eso. Vente al presente y despoja a la literatura de la pesadez del liricismo. Si un gato guiña de noche, está poniendo los intermitentes.
    Probemos con esto: Si un gato guiña de noche, está poniendo los intermitentes.

Este ejemplo que hemos puesto nosotros es uno rápido, para ayudarte a entender de qué va esto. Tampoco es la mejor de las greguerías que podíamos hacer, pero, para empezar, lo mejor es que dejes volar tu creatividad y no te preocupes demasiado por si esa greguería tuya la escribiría o no Gómez de la Serna

Aquí os dejo algunas que hemos hecho para el reto literario: haz tu propia greguería. 

Fotografía: caja de nostalgias

¿Quién fue Ramón Gómez de la Serna?

Ramón Gómez de la Serna nació en Madrid (España) en 1888 y murió en Buenos Aires (Argentina) en 1963. Vivió en la época de las vanguardias artísticas, lo que influyó mucho en su obra, como podemos ver en el mismo asunto de las greguerías. En términos de generaciones literarias perteneció al novecentismo o Generación del 14, a la que también pertenecen otros autores como Ortega y Gasset o Manuel Azaña. Esta generación se caracterizó, sobre todo, por estar muy cargada de tintes filosóficos y políticos (aunque en las greguerías, nuestro Ramón huya de todo eso).

Ramón Gómez de la Serna fue periodista y su obra recorrió todos los medios importantes del momento. También escribió teatro, ensayos, novelas, biografías y, como no, inventó y escribió muchísimas greguerías

Participa tú tambien en el reto literario: haz tu propia greguería.

Estas son las reglas:

  1. Escribe una greguería cada día durante los tres próximos días. Si quieres utilizar los trucos que te hemos enseñado en Cómo hacer greguerías, estupendo. Si no, sorpréndenos y cuéntanos cómo las has hecho.
  2. Nomina a tres blogs para que sigan el reto. Nomina tres blogs el primer día y, si quieres nominar más, adelante. Si no tienes blog, deja tus propuestas en los comentarios, me encantará leeros y que hablemos sobre cómo ha sido el proceso para ti. También puedes enviarnos un correo a [email protected] si lo preferís.
  3. Disfruta y diviértete.

Mis nominados son:

Torpeyvago: creo que con su cara dura y su imaginación puede hacer cosas muy chulas.
Marguimargui: que tiene experiencia con microhistorias y seguro que nos sorprende.
El blog de Úrsula: que se apunta a todos los retos con ganas.

Crítica negativa a Murakami: Sputnik, mi amor

Crítica negativa a Murakami: Sputnik, mi amor

Y así fue como llegó a mis manos Sputnik, mi amor, una novela de 1999 publicada en España en 2008. Empecé a leerla un par de semanas después,  decidida a cambiar de opinión (o a formarme una opinión) y poder compartir el entusiasmo de los que me rodean por el autor japonés.

¿Qué es la lítost?

¿Qué es la lítost?

Siempre he pensado que Milan Kundera, a parte de uno de los mejores escritores que ha dado este mundo, es un cabrón. Me explico: Kundera habla de la miseria y vergüenza humanas de una forma totalmente carente de empatía, casi crueldad, y con el suficiente acierto para que cualquiera de los que lo leemos pensemos que nunca habríamos sido capaces de enfrentarnos a todo lo tóxico, repugnante y verdadero del ser humano. Kundera expone los tabúes sociales de la humanidad sin despeinarse, ni siquiera se pone un poquito nervioso.

Felices 75, Principito

Felices 75, Principito

Como tenemos la suerte de que, al menos, El Principito exista y no tenga pensamiento de jubilarse todavía, os traigo mis tres pasajes favoritos del libro. Al comerciante del primero, quizá, le convendría buscar a Casiopea también.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *