Que lo primero seas tú

El sol ha salido y solo él puede vernos.

Tu respiración tranquila me hace sonreír, y darme cuenta de que es maravilloso que estés vivo, y que sea yo la única que tiene el privilegio de verte despertar, aunque aún sigues soñando. Seguir leyendo Que lo primero seas tú

Anuncios

El amor en tiempos de Whatsapp

Acabas de conocer a un chico en una de esas aplicaciones que ahora se llevan tanto. Te han gustado todas sus fotos (esos ojazos), la mayoría en países lo suficientemente lejanos como para que le guste viajar (no hay fotos en el baño, como dato) y encima tiene un posgrado, le gustan los animales y leer. No parece que tenga vicios excesivamente censurables y no comete faltas de ortografía. Además no te ha entrado con ningún piropo gratuito ni pregunta más de lo necesario.

Seguir leyendo El amor en tiempos de Whatsapp

El Señor de los Gatos

 

­­­­­­­­­­­­­­­­­–¡Pues vete de aquí y no se te ocurra volver a poner un pie en esta casa!

–¿Ah, sí? ¡Pues estupendo, así estaremos las dos contentas!

 

Volé por el pasillo, cogí el abrigo y el bolso y, con un portazo, me adentré en la noche.

Seguir leyendo El Señor de los Gatos

CERRADO POR REFORMAS. DISCULPEN LAS MOLESTIAS.

Hoy quería pedir disculpas a la gente que me quiere y que siempre está a mi lado. Disculpas por no trataros de la mejor manera posible, por no ser la mejor amiga que os merecéis. Por las borderías, las malas contestaciones y los desplantes. Por desaparecer, no contestar mensajes y no coger el teléfono. Y sin embargo ahí seguís cuando os necesito, dándome calor y cariño sin recibir nada a cambio, pero os prometo que es cuestión de tiempo, o eso quiero creer. Seguir leyendo CERRADO POR REFORMAS. DISCULPEN LAS MOLESTIAS.

La vuelta al cole de mi vida

Aún cierro los ojos y puedo recordar con claridad cada uno de los primeros días de colegio que he vivido. Eran de los pocos días en los que no me costaba levantarme de la cama, ni ponerme el uniforme. Tampoco parecía un esfuerzo tomarse el colacao de cada mañana, ni lavarse la cara, ni los dientes. Incluso, todo nervios y adrenalina, me permitía apremiar a mi madre, fuese a ser que llegásemos tarde. Seguir leyendo La vuelta al cole de mi vida

Éxtasis

Hay otra víctima; ya está pactado. Las luces de la discoteca lo hacen más fácil, y qué fácil últimamente. Hace poco tiempo hubiera sido mucho más complicado hacer caer a una persona, pero ahora sólo son necesarias dos palabras.
Seguir leyendo Éxtasis

Un final cualquiera

Me giré al escuchar sus pasos. Eran pasos firmes, decididos y ágiles que se acercaban a mí inexorablemente. Me había encontrado pero, ¿cómo?. Había corrido más de lo que mis piernas habitualmente me hubieran permitido, eso, por no hablar de mis pulmones que me ardían como si me hubiese tragado una cerilla encendida. Estaba claro que él no tenía ninguna prisa por cogerme; sabía que lo conseguiría tarde o temprano. Agotarme era uno de sus planes y no sólo en la dimensión física del término.  Seguir leyendo Un final cualquiera

Anuncios

El tiempo es vida, y la vida reside en el corazón (M. Ende)

A %d blogueros les gusta esto: