Hoy no me reconoces

Hoy no me reconoces. Veo en tu mirada una mezcla de miedo, impotencia e incredulidad, por eso lo sé. Finges que me recuerdas, porque te resulto familiar, pero evitas llamarme por mi nombre. No sabes cuál es. Intento eludir el tema y hablar contigo de algo que te distraiga de tu situación, de algo que no implique un ejercicio de memoria. Sin embargo, tus esfuerzos por disimular te agotan y ese cansancio no lo puedes esconder.

Ayer, en cambio, tuviste un día de los buenos, te lo noté en la cara con solo saludarte. Ayer sí sabías mi nombre, sí te alegraste de que te visitara. Hoy mi presencia únicamente te causa desasosiego.

A veces no sé qué es mejor para ti porque siento que te abrumo intentando traerte de vuelta.

Quizá mañana tengas un buen día, como ayer. Aunque sé que esos rayos de luz serán cada vez menos frecuentes y se escaparán sin que podamos agarrarnos a ellos. Igual que ocurre con el tiempo que pasa y te destruye poco a poco, de una forma implacable e imbatible.

Hoy no me reconoces, pero yo a ti tampoco.

El 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer. Una enfermedad que lo quita todo.

Viktor Frankl, en El hombre en busca de sentido, decía “comprendí cómo el hombre, desposeído de todo en este mundo, todavía puede conocer la felicidad -aunque sea sólo momentáneamente- si contempla al ser querido.”

Sin embargo, los enfermos de Alzheimer no tienen seres queridos. Ni ideas. Ni recuerdos. Se hunden en una oscuridad total de la que son conscientes al principio, a la que no pueden frenar, contra la que no pueden luchar. La oscuridad del olvido, de la impotencia, del horror de perder todo lo que uno es y cree. La ausencia de felicidad y de comprensión.

Ojalá nunca nos toque vivir presos de habernos perdido.

La visita

Tenía la vista fijada en el suelo sin querer levantarla y encontrarse con sus ojos. Mirarlos era aceptar que no eran los mismos que vivían en sus recuerdos.

—Hueles a muerto. Más que de costumbre —fue lo único que acertó a decir él mientras abría la puerta para dejar que pasara dentro de casa.

8 respuestas a “Hoy no me reconoces”

  1. Me gustó tu entrada. Mi abuelo también padeció Alzheimer, pero sin embargo, tuve la sensación de quién verdaderamente la sufría éramos su familia. Él en su ignorancia, parecía más feliz cuando no recordaba nada. Un Saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder a Marisa Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: