Saltar al contenido

Pérdida

La adrenalina de esa situación que no te crees, que te sube por el esófago, desde el estómago, y te deja sin respiración mientras el corazón te va a mil. No puedes dormir, no puedes pensar, no puedes hablar, no puedes existir.

Cuando dejas a alguien y de pronto te das cuenta de que no hay vuelta atrás, que las decisiones tienen peso en la realidad y consecuencias como que ya nunca más va a estar su pecho debajo de tu cara mientras notas cómo su cuerpo se relaja y se sume, poco a poco, en un sueño plácido y reparador.

De la pérdida y cómo todo en ti se revuelve contra ella. Aunque sea una pérdida elegida.

2 comentarios sobre “Pérdida Deja un comentario

  1. a) Tienes derecho a equivocarte. Dos veces. Una cuando lo elegiste. Otra cuando lo devolviste al lugar del que salió. Pero eso no significa que te hayas equivocado en alguna de las dos. O en ninguna.
    b) Fácil no es. Nunca lo es. Pero si lo has devuelto algún defecto tendrá. Él o la relación, claro. Tú también tendrás alguno, pero hay que quererse al menos un poco, así es que los obviamos.
    c) Los exámenes, las heces y las malas relaciones —si no malas, al menos no adecuadas del todo— tienen algo en común: duelen cuando salen, pero luego te quedas a gusto. De verdad. ¿Hechas de menos lo que baja hacia el alcantarillado o las diecinueve respuestas del examen de Termodinámica? No, ¿verdad? Pues eso.
    Levántate, bebe algo fresquito sin alcohol —o no mucho— y ponte a escribir, que eso te gusta y te calma.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: