La descripción inversa

Una vez leí un libro que comenzaba con una descripción inversa. Me explico: haciendo hincapié justo en lo que no había, el autor conseguía que la imagen se desplegara ante el lector de una forma eficaz y sencilla.

Era como ver una sala llena de reflejos, de fantasmas, de ausencias y silencios.

Así me siento yo. Potencia de todo y acto de nada. Como si no solo hubiera un techo de cristal, sino una caja transparente en la que estoy encerrada. Como un fantasma, una sombra, un lamento que recorre los pasillos de una casa abandonada.

La visita

Tenía la vista fijada en el suelo sin querer levantarla y encontrarse con sus ojos. Mirarlos era aceptar que no eran los mismos que vivían en sus recuerdos.

—Hueles a muerto. Más que de costumbre —fue lo único que acertó a decir él mientras abría la puerta para dejar que pasara dentro de casa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: