Siento porque estoy viva

Siento alegría, nostalgia, impotencia y dolor.
Siento ilusión y remordimientos,
Siento algo,
que ya es mucho.

Siento porque estoy viva
y me sorprende sentir porque antes no lo estaba.

Siento que a mi miedo lo han bañado en cariño,
en un cariño infinito y limpio,
en un sincero y generoso intento de derrotarlo.

Siento que no ha sido una bofetada,
sino un sentido abrazo,
que por ser de despedida no es menos real,
ni menos reconfortante.

Siento rabia por mi impaciencia,
por no saber controlar mis miedos ni mis histerias.

Siento haberme tirado a una piscina vacía,
pero no es menos cierto que, si no lo hubiera hecho,
no sería yo.

Siento porque estoy viva
y me sorprende sentir porque antes no lo estaba.

Siento que, ahora que me han enseñado
que en lo malo también puede haber amor,
nunca más voy a permitir su ausencia.
Siento pena por pensar que no será el mismo,
pero también me siento más fuerte.

Siento que todo es dulce y amargo a la vez.
Pero al menos siento

y eso, por fin, es suficiente.

 

El tiempo de Oreo

El tiempo de Oreo

Lo malo de los animales es que viven menos que nosotros. Lo peor es que ellos no son conscientes.

El amigo del revés

El amigo del revés

Juan tenía un amigo desde la infancia. Se llamaba Otto. Todos los días, cuando estaban en edad de ir a Primaria, caminaban juntos hacia la escuela. A Juan, Otto le parecía un chico divertido, aunque un tanto extraño.

La visita

La visita

Tenía la vista fijada en el suelo sin querer levantarla y encontrarse con sus ojos. Mirarlos era aceptar que no eran los mismos que vivían en sus recuerdos.

—Hueles a muerto. Más que de costumbre —fue lo único que acertó a decir él mientras abría la puerta para dejar que pasara dentro de casa.

Ganarse el salario

Ganarse el salario

El hombre, apoyado en la pared, miraba a través de un pequeño hueco que quedaba entre el cristal y la pesada contraventana de madera entornada. Cuando Lola la empujó para cerrarla, casi le pilla la nariz a su marido.

8 Comentarios

  1. Jose Luis Ramos Saavedra

    El título y los primeros versos han resonado rápidamente. El título puede parecer redundante y obvio pero sólo para los que han sufrido una muerte en vida, una depresión severa por ejemplo. Como yo sí, siento gran verdad en que se puede estar vivo como un vegetal, semisconsciente durante día y noche, y, luego, cuando deshiela, y la depresión deja paso a una semi-normalidad, entonces uno siente el título y los primeros versos en su verdad…

    Responder
    • Jose Luis Ramos Saavedra

      Siento porque estoy viva
      y me sorprende sentir porque antes no lo estaba.
      Estos versos, sobre todo, reflejan ese estado donde uno se alegra de poder sentir de nuevo, aun incluso prefiere sufrir a esta anestesiado…

      Responder
      • Buscando a Casiopea

        De grises a color.

        Muchas gracias por unos comentarios tan sentidos, es un honor.

        Un beso.

        Responder
          • Buscando a Casiopea

            No, no, tu lectura es correcta en cierta manera. De todas formas siempre me gusta leer qué interpretaciones hacen los demás de lo que yo escribo. A veces veo cosas en mis propios textos que no había visto antes

          • Jose Luis Ramos Saavedra

            Uno revive el texto de [email protected] con sus experiencias pero debe estar atento a la experiencia otra que comunica el texto si no no habría compartir de vivencias, sería sólo una lectura solipsista y pobre.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *